viajar solo haciendo itinerario

Viajar solo, ¿es buena idea para los introvertidos?

Los introvertidos tendemos a pasar mucho tiempo en nuestro mundo interior; pensando en nuestras decisiones, relaciones, trabajo y vida en general. Sin embargo, soy fiel creyente de que los viajes son una de las experiencias que nos permiten a los introvertidos desconectarnos de nuestra rutina; incluyendo esa desconexión momentánea de nuestros pensamientos. (Recuerda que siempre puedes consultar las características de un introvertido aquí)

Viajar solo significa que tenemos que hacer todo por nuestra cuenta: planear el viaje, pedir taxis, hablar en los restaurantes, solicitar indicaciones y resolver todas las cuestiones del hospedaje. Aunque el escenario plantea bastantes interacciones sociales y pudiera parecer difícil o una mala idea para los introvertidos, en realidad es una experiencia muy gratificante.

viajar solo en la ciudad

A continuación te presento las 5 razones por las que deberías viajar sólo por lo menos una vez en tu vida.

5 Razones para viajar solo

1- Al viajar solo, viajas a tu propio ritmo

Eres el amo y señor de tu tiempo e itinerario de viaje. Al viajar solo no hay nadie apurándote, retrasándote ni cambiando los planes. Si estás en un museo y quieres observar detenidamente todas las piezas, lo puedes hacer; si quieres salir de una tienda que estaba abarrotada, lo puedes hacer el minuto siguiente al que entraste.

El control que tienes sobre tu propio tiempo es muy liberador. Como introvertido se valora mucho el poder controlar las situaciones sociales en las que te quieres ver envuelto y en las que no, así como el tiempo de soledad que puedas requerir.

2- Aprendes nuevas formas de ver o hacer las cosas

Como introvertido algunas veces me puedo atrapar siendo algo inflexible. La tendencia natural que tenemos como introvertidos hacia el aislamiento y a vivir bajo nuestros propios términos nos puede llevar a acostumbrarnos a realizar todo a nuestra manera.

Los viajes son una gran forma de expandir nuestra visión del mundo, de ver que las cosas pueden hacerse de formas distintas y que incluso algunas palabras o acciones pueden tener un significado totalmente diferente dependiendo del lugar o cultura en que nos encontremos.

3- Aprendes a hablar por ti mismo

No es ningún secreto que como introvertidos siempre encontramos la forma de evadir una gran cantidad de interacciones sociales en nuestra vida diaria. Al viajar solo, quedas obligado a poner en práctica el músculo social; y si, se que puede sonar algo incómodo pero siendo honestos es algo que nos hace bien.

Si tu vuelo cambió de puerta en el aeropuerto, te verás obligado a preguntar por ti mismo cuál será la nueva puerta de embarque; si quieres tomar un tour tendrás que investigar el horario en el que tienes que estar listo, entre muchas otras situaciones típicas de los viajes que tendrás que resolver.

Al ser introvertido, la mayoría de éstas situaciones las suelo dejar en manos de mis amigos o familiares. Al viajar solo, la responsabilidad recae sobre uno mismo.

viajar solo en la naturaleza
Viajar solo te puede reconectar con la naturaleza y contigo mismo

4- Tienes la libertad total de ser tal como eres

La idea de estar totalmente solos en un lugar donde nadie nos conoce suena demasiado bien. Es una idea liberadora porque te despoja de todas las expectativas o máscaras que mantenemos en nuestra vida cotidiana. Durante el viaje puedes ser tú mismo en la forma más pura posible; si te sientes con ganas de socializar puedes ir a un club o un bar, si quieres reconectar con la naturaleza puedes pasar tiempo en un parque o la playa.

No tienes que impresionar a nadie, no hay que cumplir los protocolos que tienes con tus compañeros de trabajo, eres libre. Puedes aprovechar la experiencia para conectar con eso que eres y deseas realmente.

5- Puedes practicar o aprender a generar nuevas amistades

En mi vida diaria es muy inusual que esté en contacto con personas que no conozco, y si lo estoy, es todavía más inusual que genere algún tipo de conexión o amistad con ellos. Aunque la interacción social nos agote como introvertidos, si somos seres sociales. Necesitamos las conexiones humanas y es usual que limitemos éstas conexiones a nuestros familiares y pequeño círculo de amigos.

Un viaje en solitario puede ser la mejor excusa para poner en práctica nuestras habilidades sociales. Puedes animarte a hablarle a nuevas personas; las habitaciones compartidas de los hostales, por ejemplo, son un gran escenario para ponerte en marcha.

He tenido la oportunidad de viajar solo y lo recomiendo totalmente. Existen muchos miedos y algunas veces hasta mitos sobre la experiencia de viajar solo. Puedes hacer la prueba viajando a lugares que ya hayas conocido con anterioridad o que estén cerca de tu lugar de residencia.

Como introvertido valorarás demasiado la experiencia de poder ser tu, sin máscaras, sin tapujos, sin expectativas que cumplir.

«Viajar es la mejor manera de perderse y encontrarse al mismo tiempo»

Brenna Smith

Y tu, ¿has viajado sólo? ¿algo te ha detenido? Me encantaría escuchar tus experiencias o dudas abajo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.